Peluquero rebaja el corte de pelo a los niños que leen en voz alta

 

 

El dueño del negocio reconoce que cuando era un niño no le gustaba leer. Es disléxico y siempre le ha costado mucho trabajo. Ahora le encanta

 

“¿Quién es Barack Obama?” es el título del libro que un niño deYpsilanti (Michigan) lee en voz alta a su peluquero mientras este le retoca las patillas.  Alex Fuller y Ryan Griffin, de 50 y 44 años respectivamente, ambos afroamericanos, son los barberos de The Fuller Cut que tratan de incentivar este hábito entre los peques, con un descuento de dos dólares (unos dos euros) si les narran una historia.

 

La iniciativa nació en agosto de 2015 cuando Griffin leyó un artículo sobre un peluquero de Harlem (Nueva York) que ponía a leer a sus clientes más jóvenes. Él se identificó con la idea y Fuller, el propietario del local, le dijo que adelante. Los primeros libros que llevaron a su negocio los sacaron de sus librerías caseras. Ahora suman unos 100 títulos, todos con mensajes positivos sobre la comunidad de origen africano, y tratan temas de deporte, ciencia, matemáticas, historia o ficción.  Algunos menores llevan los suyos de casa y otros los títulos que les mandan en el colegio.

 

“Nosotros les ayudamos, les corregimos y les motivamos cuando es necesario. Para muchos niños es algo sencillo, pero a otros les asusta leer en voz alta. Nosotros les incentivamos para que lo intenten a pesar de todo”, explica Fuller a través de correo electrónico.

 

El dueño del negocio reconoce que cuando era un niño no le gustaba leer. Es disléxico y siempre le ha costado mucho trabajo. Ahora le encanta, y está leyendo una biografía de Jackie Robinson, un excelente jugador de béisbol.  El deportista fue el primer afroamericano en jugar en las Grandes Ligas en 1947. Hasta el momento, los jugadores de color solo podían hacerlo en la Negro League, una liga reservada exclusivamente a jugadores negros. Su misión fue más allá del campo de juego.

 

“Es un éxito cada vez que un niño coge un libro en sus manos. Ha habido momentos en los que hemos visto en sus caras que se sentían realizados mientras se sumergían en una historia, y no hay nada mejor que eso”, explica uno de los barberos.

 

Esperan que su ejemplo sirva para que otros negocios pongan a leer a los niños. “El rato que les dedicamos puede tener un gran impacto para ellos. Todos somos responsables de los más pequeños”, matiza Griffin en declaraciones a la prensa local.

 

Al frente de su material de peluquería, en un barrio de clase trabajadora con mezcla de diferentes etnias, estos dos hombres tratan de ayudar a los niños a que superen las batallas que les presente la vida. Ryan resume la esencia de su labor con una cita de Fredrick Douglass, escritor y hombre de estado abolicionista: “Es más sencillo construir niños fuertes que reparar hombres rotos”.

 

Dos barberos trabajan en la peluquería The Fuller Cut en Ypsilanti (Míchigan). The Fuller Cut

 

 

FUENTE: https://elpais.com/elpais/2016/10/20/mamas_papas/1476981822_611718.html